Introducción

El agua, en sus dimensiones histórica, biológica y psicológica, se entiende como arquetipo, lugar de nacimiento, elemento del cuerpo y espacio vital. Es necesaria para la supervivencia y contiene representaciones psicológicas que la convierten en un elemento importante en torno al cual nacen deseos, necesidades, rituales, mitos, economías y culturas.

Cualquier cambio que pueda crear barreras de acceso al recurso o crear una amenaza a su potabilidad genera estados emocionales intensos que pueden crear conflictos sociales, nacionales y/o internacionales.

El Salvador y Guatemala son países con una reserva de agua dulce que está disminuyendo en cantidad y calidad debido a la sobreexplotación, la contaminación y el cambio climático. Los recursos hídricos, su disponibilidad, calidad y distribución son aspectos cruciales tanto para la salud como para la lucha contra la pobreza y la consecución del desarrollo sostenible, tal y como lo indica la Agenda 2030 de la ONU y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Esta situación crea una doble responsabilidad para la comunidad científica: contribuir al potenciamiento de los conocimientos hidrogeológicos y al apoyo psicológico de las poblaciones para gestionar mejor y con más sabiduría los recursos hídricos, mejorando al mismo tiempo las competencias psicológicas y sociales (empowerment) de las comunidades, y mitigar los conflictos respetando los aspectos socioculturales locales.

El área psicosocial del proyecto, creada en el IGG-CNR por la responsable del sector de prevención y promoción de la salud psicosocial, en colaboración con la Universidad UNIROMA Sapienza (Roma, Italia) y la Universidad Centroamericana UES (San Salvador, El Salvador), propone acciones a través de la formación universitaria (Maestría en Psicología Clínica de Comunidad) y la Investigación Acción Participativa (PAR Investigación Acción Participativa), para dotar de las competencias necesarias a los profesionales orientados a realizar actividades con las comunidades locales y contribuir a las necesidades derivadas de la investigación de la parte hidrogeológica en los sitios piloto de San Salvador y Guatemala. La sinergia con el área técnico-científica, la estrecha colaboración con las ONGs italianas en El Salvador (ACRA e ISCOS), los momentos de integración de las dos áreas del proyecto, el involucramiento y promoción de las actividades de difusión, el contacto directo con las figuras institucionales clave pero también con la población de los países involucrados en el proyecto, son elementos representativos de la filosofía y práctica de esta parte del proyecto. 

El área Psicosocial utiliza para la formación universitaria el enfoque teórico-metodológico de la Psicología Clínica de Comunidad que, como disciplina empírica y aplicativa, se desarrolla y perfecciona como resultado de situaciones concretas de malestar social y expectativas de una mejor calidad de vida.